Moda para gente Slow

  El movimiento Slow surgió en los años 80 en Roma como protesta, en defensa por la originalidad, la salud y la producción propia de calidad.

  Hoy en día no se estila el arte de hacer las cosas bien hechas. Creemos que más es mejor, sin darnos cuenta lo que esto implica: estrés, prisas, agobios… por no hablar del impacto ambiental por la cantidad de resíduos que generan las producciones en masa y el consumismo.

  Algunos expertos dicen que vivimos en una sociedad en la que no disfrutamos del viaje porque sólo pensamos en llegar al destino. No nos damos cuenta cual es nuestro destino final, así que, ¿ para qué vivir tan deprisa? ¿ por qué no dedicarnos a lo que nos gusta y disfrutar de ello?

  Con mis prendas quiero transmitir ese mensaje. Hago lo que me gusta y disfruto con ello. Trabajo cada prenda individualmente porque quiero que sea exclusiva y tenga la máxima calidad. Quiero que cuando mis clientas vistan mis diseños se sientan únicas, especiales y de alguna manera transmitirles una forma de vida plena y feliz.

  El movimiento Slow muestra la posibilidad de llevar una vida desacelerada y relajada. Dedica tiempo a tí misma. Piensa en positivo y transforma tu vida para sentirte satisfecha con lo que haces. Come pausadamente saboreando cada bocado. Sal a la naturaleza. Fuera prisas. Y lo más importante: VISTE PRENDAS SLOW!!  Sigue estos consejos y verás cambios en tu vida.